Consecuencias del pánico escénico

09.21.18
Consecuencias miedo escénico

Es común tratar de responder a la pregunta ¿Cómo perder el miedo escénico?, mencionando consejos y en ocasiones, hasta presentando testimonios de personas que han podido sobreponerse ante esta condición, ignorando que no todos los casos son iguales. Esto se debe a que no existe tanta información disponible sobre sus características y síntomas, lo cual da pie a las confusiones.

Ante esta realidad, entendemos que es fundamental conocer en primera instancia lo que es este miedo, para luego sí proceder a pensar sobre Cómo perder el miedo escénico. Por eso, en esta nota vamos a conocer sus implicaciones, a través del estudio de sus síntomas y lo que éstos pueden ocasionar en alguien. Esto permitirá que entiendas que no todo aquel que experimenta temores ocasionales, debido a situaciones puntuales, padece de esta condición.

Por eso, lo primero que haremos en esta nota, es explicar qué es el miedo escénico. Es una sensación de angustia o pánico de tipo agudo, con evidentes síntomas físicos y psicológicos, la cual se origina ante la necesidad de dirigirse a una audiencia determinada. No son nervios antes de iniciar, de esos que suelen desaparecer transcurridos algunos minutos de la charla; no. Son momentos en que la persona empieza a temblar sin control, siente náuseas, ganas de desmayar, su mente se pone en blanco, su boca se seca y las palabras no salen.

Pero antes de mencionar y explicar sus síntomas en detalle, es importante aclarar que el pánico escénico no se debe siempre a la misma razón; puede haber múltiples detonantes tras él, más allá de la eventual respuesta de una audiencia, la falta o exceso de preparación, o la importancia de la conferencia determinada. Hablamos, por ejemplo, de problemas de confianza originados en la niñez, o de traumas no resueltos del pasado, situaciones que reaparecen justo cuando la persona se dispone a dirigirse al público. Explicado esto, los mencionados síntomas se clasifican en:
  • Físicos. Una persona que padece de pánico escénico puede, prácticamente, perder el control de su cuerpo, a través de un amplio abanico de síntomas, que se manifiestan a partir de señales básicas como rubor facial, aumento de las palpitaciones y la respiración, dolor de cabeza, sudoración excesiva y boca seca.

    También, con la medida del tiempo, pueden presentarse malestares intermedios, como bajas e incrementos incontrolables en el volumen y la velocidad de la voz, tartamudeo, mala dicción, deseos de correr y llorar, así como sensaciones de congelamiento y escalofríos.

    Por último, existen signos complejos de tipo físico, como la sensación de ahogamiento, deseos incontrolables de orinar, temblores sin control, pérdida del control de esfínteres, flatulencias indiscriminadas, náuseas, malestares estomacales, alzas en la tensión y hasta desmayos.
  • Psicológicas. En la mente también se juega gran parte del éxito o el fracaso de una locución pública. Pueden presentarse recuerdos negativos, ideas pesimistas y miedo al juicio y al ridículo, que terminan por quedarse con la concentración de la persona, ocasionando que esta ya no pueda recordar de qué hablaba. Esto, generalmente, lleva al síndrome de la mente en blanco y a los errores, quienes, a su vez, no llegan sin sus respectivas recriminaciones, culpas y sensaciones de vergüenza.
Estos síntomas dependerán del nivel de confianza de la persona en sí misma, así como de su estado emocional y su capacidad de lidiar con las diversas crisis. Sin embargo, si no se enfrentan de modo adecuado, la tendencia, estadísticamente, no es positiva. Es que un miedo escénico mal manejado puede llevar a consecuencias sociales, laborales, sentimentales y físicas de diversa clase.

Por ejemplo, puede presentarse una baja en la participación y el compromiso laboral, debidos a deseos de no llamar la atención. También, incumplimientos a citas o reuniones, lo cual termina desembocando en problemas mayores. Condiciones adicionales como la baja autoestima, la ansiedad, la depresión, comportamientos inusuales, pensamientos de poca valía y hasta de suicidio, son ampliamente frecuentes y pueden llevar a la ruptura con otros y la soledad.

Ten en cuenta que una persona que padece de miedo escénico se compara con otros, porque quiere fluir como ellos. No es de aquellos que se sienten cómodos en la soledad, pero, aún así, no sabe cómo cambiar su destino y dejar de temer. Por eso, si quieres descubrir cómo vencer el miedo Escénico, pensando en ti o en alguien que conoces, puedes aprender mucho al respecto, visitándonos. Contáctanos ahora.

Comparte con tus amigos
0
0
0
Comparte con tus amigos

Los más leídos

Encuentra aquí nuestros artículos y consejos más leídos.

Contáctanos

Pide una clase sin costo llamándonos al
320 896 6816
Descubre cómo te podemos ayudar a perder el miedo escénico y hablar en público de manera efectiva, fluida e inteligente.

Testimonios

Tú también puedes perder el miedo escénico o pánico escénico y lograr comunicarte de manera efectiva, fluida e inteligente.
+1,400 casos de éxito.
Ángela - Administradora de Empresas
Llegar a cuarto espacio ha sido una experiencia maravillosa, el programa y el entrenamiento que me han brindando ha sido muy completo, así mismo me ha permitido descubrir tantas cosas dentro de mi lo cual ha sido muy gratificante dentro de mi desarrollo. De igual manera, destaco el profesionalismo y la calidez del equipo de entrenadores de cuarto espacio.
Ángela - Administradora de Empresas