¿Distante o cercano?

La emoción es clave para lograr reacciones. Un orador frío y alejado es lo último que quiere sentir el público.

11.10.17
Distante o cercano

¿Quieres suscitar mayor impacto en el grupo? Encuentra y expresa tus emociones reales, siempre intencionales, no sentimientos fingidos.

Busca tu pasión interna en el tema y mueve la voz en diferentes tonos, mientras, te acercas al público y buscas una conexión más directa, más humana.

Enfoca tu mirada en los ojos de cada uno. Transmíteles la energía que sientes con tus ideas.

Interactúa en silencio. Míralos buscando reacciones, pidiendoles y ofreciéndoles entendimiento (todo con el rostro, las manos y las sensaciones corporales).

Ahora comienza a preguntarles. Pide respuesta cortas, de participación, que apoyen las ideas principales de tu discurso.

Ejemplo: "¿No creen que nuestra comunidad necesita más unión?"

La mirada
Este es el factor decisivo para lograr conexión. Observa al público siempre, evita quedarte con una mirada perdida, enfócala en el público siempre. Personaliza cada expresión, cada gesto. Recuerda que en el fondo no le estás hablando a un grupo, sino a muchos individuos que necesitan una atención diferenciada. Busca conectar con cada persona.

Si no son muchos míralos de uno en uno a los ojos dos o tres segundos, y si son muchos divide la mirada en grupos pequeños.

Concéntrate primero en los que ostensiblemente te apoyan: caras sonrientes, ojos vivaces, cabezas asintiendo. Ellos contaminarán positivamente a los demás.

Pero tampoco te dejes llevar por el efecto de la aprobación. Los que aún no te muestran apoyo también son importantes, no los olvides con la mirada. Apenas tengas a tus aliados conectados, empieza a arrastrar la energía hacia los otros asistentes.

Domina el espacio.
En caso de que haya espacio para moverse no te quedes estacando/a. El territorio es importante. Tienes que emplearlo, dominarlo.

Desplázate, camina por el espacio, busca nuevos ángulos. Detente y pon énfasis con las manos y la voz.

Sigue moviéndote, siempre mirando al público. No le des la espalda ni el hombro, trata de que tu cuerpo esté siempre frente a ellos.

Logra el equilibrio del movimiento. No seas un orador inquieto que camina apurado en todas las direcciones sin parar, ni tampoco seas una estaca con un círculo marcado en el piso. Recuerda:
  • Desplázate buscando nuevo ángulos del público.
  • Detente, pon énfasis en los que tienes cerca, haz un pase con la mirada sobre todo el auditorio, que los demás sepan que no los haz olvidado.
  • Continua desplazándote sin dejar de mirarlos.
Hazte dueño del espacio, te dará soltura, poder y cierto movimiento de animación.

Esperamos que te hayan gustado los consejos de nuestro equipo.

Comparte con tus amigos
0
0
0
Comparte con tus amigos

Los más leídos

Encuentra aquí nuestros artículos y consejos más leídos.

Contáctanos

Pide una clase sin costo llamándonos al
320 896 6816
Descubre cómo te podemos ayudar a perder el miedo escénico y hablar en público de manera efectiva, fluida e inteligente.

Testimonios

Tú también puedes perder el miedo escénico o pánico escénico y lograr comunicarte de manera efectiva, fluida e inteligente.
+1,400 casos de éxito.
Ángela - Administradora de Empresas
Llegar a cuarto espacio ha sido una experiencia maravillosa, el programa y el entrenamiento que me han brindando ha sido muy completo, así mismo me ha permitido descubrir tantas cosas dentro de mi lo cual ha sido muy gratificante dentro de mi desarrollo. De igual manera, destaco el profesionalismo y la calidez del equipo de entrenadores de cuarto espacio.
Ángela - Administradora de Empresas