¿Cómo expresar tus ideas con firmeza, más allá de tu temperamento?

04.06.18
Expresar ideas con firmeza

A veces vemos a una persona seria o callada y pensamos que esto se debe simplemente a que ella es de temperamento fuerte o tímido, ignorando el resto de su esencia. Es fácil creer que tiene problemas, o que en su niñez no supo cómo aprender a hablar en público y que eso es lo único que la define, pero no. Los temperamentos nos hacen diferentes de los demás, pero no se centran en un solo aspecto o cualidad representativos. Son, más bien, mezclas de fortalezas con debilidades, los cuales nos acompañan a lo largo de nuestra vida.

No hay un temperamento mejor que otro, pero estos sí nos sirven para entendernos mejor a nosotros mismos, disfrutar nuestras fortalezas y trabajar nuestras debilidades. Aprender a hablar en público es uno de los factores que pueden resultar más influenciados por las diferentes clases de temperamentos, clasificados como sanguíneo, colérico, melancólico y flemático por Hipócrates. Aquí veremos cómo puedes aprender a hablar en público sin importar el temperamento que tengas:
  • Sanguíneo: Ellos no sufren para aprender a hablar en público; eso es autóctono en ellos. La extroversión, alegría y ganas de compartir con los demás son sus habituales. Suelen caer bien. Sin embargo, pueden ser volubles, llegando a extremos como no terminar lo que empiezan. Lo suyo es el trato con otros, pues establecen conexiones emocionales, pero no son muy lógicos, por lo que suelen complicarse a la hora de establecerse metas.

    Para aprender a hablar en público, lo que ellos necesitan no es dejar el temor, pues de entrada ya improvisan. Deben trabajar en organizar y estructurar las ideas de su discurso. Que hablen mucho no significa que esta tarea específica les resulte fácil.
  • Colérico: Contrario a lo que podría pensarse, el colérico no es aquel que vive de mal genio. Aunque sí está muy en contacto con su pasión, emociones e ideales. Es un ser impulsivo y si se quiere territorial. Una persona colérica es muy organizada y se acomoda a tiempos, métodos y maneras con facilidad, aunque si estos no se respetan siente caos y estrés, mientras que su rendimiento baja.

    Sin embargo, no temen expresarse. Aprender a hablar en público para ellos puede ser sencillo, si se sabe cómo guiarlos. No hay que planteárselo desde la improvisación, sino dejarlos fluir en su orden, minucia y detalle. Lo mejor para que alguien colérico resalte como orador no es lanzarlo al agua, sino darle tiempo para que se llene de argumentos, los cuales luego defenderá con pasión.
  • Melancólico: Esta palabra se ha asociado con la depresión, concepto por demás equivocado. Al contrario, este suele ser el temperamento de inspiradores artistas. Son personas conectadas con sus emociones, sensibles, pero no impulsivos o reactivos. Algo muy interesante sobre ellos es que pueden tener tendencia hacia el perfeccionismo exagerado.

    En eso está la clave a la hora de que ellos puedan aprender a hablar en público. No siempre se tiene mucho tiempo para esperar a que preparen una charla, pero si se les da un compás de espera, vale la pena. Sus discursos pueden ser largos, pero suelen incluir hermosas figuras literarias y poéticas, color y emotividad; suelen ser de esos que sacan lágrimas al hablar.
  • Flemático: Estas suelen ser las personas que más sufren a la hora de aprender a hablar en público . Son muy racionales, algo tímidas y tratan de mantenerse en un bajo perfil social. Sus emociones suelen ser tema intocable y prohibido. Sin embargo, ahí está la clave.

    Si ellos desarrollan conexiones emocionales con su audiencia o alguien en ella, van a establecer hilos de confianza que les permitirán sentirse seguros y fluir en su discurso. Para potenciar al orador interno en una persona flemática, lo mejor es darle permanentes signos de aprobación, tanto de sus ideas, como de su modo de expresión verbal y no verbal.
Como puedes ver, todos somos muy diferentes, pero aún así, podemos encarar a una audiencia. No hay nada que no podamos hacer, sino solo procesos que requieren más entrenamiento que otros. Sin embargo, este texto solo habla de una pequeña parte de las estrategias que se pueden tomar para que cualquier persona pueda aprender a hablar en público . Por eso, si quieres saber más al respecto, o por qué no, derribar de una vez por todas las barreras comunicativas que te aquejan, no esperes más. Conoce e inscríbete ahora mismo en nuestro Curso Hablar en Público y anímate a cambiar tu vida.

Comparte con tus amigos
0
0
0
Comparte con tus amigos

Los más leídos

Encuentra aquí nuestros artículos y consejos más leídos.

Contáctanos

Pide una clase sin costo llamándonos al
320 896 6816
Descubre cómo te podemos ayudar a perder el miedo escénico y hablar en público de manera efectiva, fluida e inteligente.

Testimonios

Tú también puedes perder el miedo escénico o pánico escénico y lograr comunicarte de manera efectiva, fluida e inteligente.
+1,400 casos de éxito.
Daniela - Estudiante
Es una gran ayuda, para las personas que queremos mejorar, dejar en miedo ante no solamente un escenario, incluyen relaciones.
Daniela - Estudiante