¿Quiénes fueron los grandes oradores de la historia?

04.20.18
Grandes oradores de la historia como Mandela

Todos hemos padecido de miedo escénico en algún momento de la vida. Pero hay algunos personajes que marcaron la historia porque han sabido sobreponerse a ese temor, canalizarlo, ordenar sus ideas y transmitir mensajes inspiradores poderosos y necesarios, para ocasionar giros y transformaciones sociales.

Es que, si se piensa con claridad, el problema no es tener miedo escénico, sino dejarse congelar por él. Por eso el Centro de Investigaciones de Psicología Aplicada Latinoamericana (CIPAL), hizo un recuento de los mejores oradores en la historia de la humanidad. Conócelo con nosotros, e inspírate con los logros de los mejores ocho oradores de esa lista:
  1. El más grande, Pericles (495-429 aC): Ubicado en la edad de oro, fue muy influyente y un gran orador griego. Ostentó el título de Primer Hombre de Atenas. Gracias a él y a su apoyo a las artes, Atenas es hoy en día el centro cultural de Grecia. Gracias a su legado, la palabra pública en su ciudad nunca más fue lo mismo.
  2. Demóstenes (384-322 aC): Aunque no tenía los pergaminos de Pericles, fue otro destacado ciudadano ateniense. Lo que pocos saben es que era tartamudo. Sin embargo, esa condición no lo detuvo, sino que, inspirándose con los discursos de los grandes griegos (Pericles incluído), brilló en el arte de hablar en público. La gente se congregaba para oírlo hablar contra el rey Felipe de Macedonia (los tres famosos discursos Filípicos). Es más, aún hoy, si manejas un discurso vehemente y condenatorio, alguien te dirá que tu discurso es Filípico.
  3. Abraham Lincoln (1809-1865): Recordado como uno de los presidentes más importantes de los EE.UU., fue alguien también muy polémico y resistido. Tanto que terminó siendo asesinado. Sin embargo, gobernó entre 1861 y 1865, inspirado por el fuego de sus ideales. Su alocución en Gettysburg, a tan solo meses de definir la Guerra Civil, cambió a los EE. UU. para siempre. ¡Y solo utilizó alrededor de 300 palabras, diez oraciones y dos minutos!
  4. Winston Churchill (1874-1965): Aunque su cargo de Primer Ministro británico hizo que diera muchos discursos, pocos en la historia llegan al nivel de aquel leído un 18 de junio, en el año 1940, cuando la II Guerra Mundial estaba en su alba. Inspiró a todo un país atemorizado a confiar, a pesar del dolor que estaba por venir, ubicándose él mismo en la primera fila de batalla con frases como: “No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”.
  5. Mahatma Gandhi (1869-1948): El padre de la no violencia. Su discurso del 8 de agosto de 1942, fue vital para que la gente luchara contra el imperio británico por su independencia, pero no con balas ni espadas, sino con una resistencia pacífica. Todo el día andaba rodeado de gente así que nunca pensó en el miedo escénico para hablar y decir lo que pensaba.
  6. John F. Kennedy (1917–1963): ¿Has oído la frase: “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta qué puedes hacer por tu país”? Es suya, salida de su discurso de posesión. Inspiró a tantos estadounidenses que muchos aún lo recuerdan. Durante su presidencia, entre 1961 y 1963, su discurso fue liberal e inspirador, al punto que en alguna oportunidad se dirigió a los ciudadanos de Alemania Occidental en pleno Muro de Berlín en 1963, para que confiaran en que no serían conquistados por la Alemania Oriental comunista.
  7. Nelson Mandela (1918–2013): Antes de ser presidente de Sudáfrica entre 1994 y 1999, fue activista anti-apartheid y encarcelado en 1962. Luego de 27 años en una cárcel, desde donde dirigía el movimiento contra el apartheid, salió de ella a gobernar un país dividido. ¿Cómo sanar las heridas? Él mismo, a pesar de su experiencia, se convirtió en vocero del perdón y la reconciliación, perdonando a quienes lo apresaron y guiando a un nuevo país a que hiciera lo mismo.
  8. Martin Luther King Jr. (1929-1968): El doctor King fue alumno atemporal de Mahatma Gandhi y continuó su idea de la no violencia, al punto de dar su vida por ella. Pronunció cientos de discursos contra la discriminación racial, aunque el más conocido cambió al mundo para siempre. Hablamos de “I Have a Dream”, que solo duró 17 minutos.
Todos estos hombres tuvieron obstáculos y resistencia, todos arriesgaron algo, pero todos fueron más allá. No se dejaron vencer por el miedo escénico o alguna otra clase de temor. Así cambiaron al mundo. Tú puedes pensar, al leer sobre sus vidas, “bueno, yo no soy un presidente o un líder”, pero eso no importa. Hay ideas en tu corazón que arden por ser comunicadas. ¿Por qué seguir deteniéndolas? No necesitas cambiar todo el mundo, pero si haces la diferencia a tu alrededor, cambiarás algo en tu vida ¿No es suficiente?

El miedo escénico es algo que puedes cambiar, ingresando en el marco mental de alguno de estos líderes y sintiendo la enorme necesidad de decir lo que sientes sin importar el contexto, lugar o tu cargo.

Si quieres dar el paso y derribar de una vez por todas las barreras comunicativas y el miedo escénico que te aquejan, no esperes más. Conoce e inscríbete ahora mismo en nuestro Curso Hablar en Público para cambiar tu vida y la de quienes te rodean.

O si quieres eliminar de tu vida el miedo o pánico escénico, ingresa a nuestro Curso para superar el miedo escénico y conoce todas las técnicas que tenemos para eliminar de una vez por todas esa barrera comunicativa tan molesta.

Comparte con tus amigos
0
0
0
Comparte con tus amigos

Los más leídos

Encuentra aquí nuestros artículos y consejos más leídos.

Contáctanos

Pide una clase sin costo llamándonos al
320 896 6816
Descubre cómo te podemos ayudar a perder el miedo escénico y hablar en público de manera efectiva, fluida e inteligente.

Testimonios

Tú también puedes perder el miedo escénico o pánico escénico y lograr comunicarte de manera efectiva, fluida e inteligente.
+1,400 casos de éxito.
Maria Alejandra - Diseñadora Industrial
Llegué a Cuarto Espacio buscando romper mis barreras de comunicación a nivel social, grupal y frente a un público en general. A través de cada uno de los ejercicios del entrenamiento he ido descubriendo mis miedos y barreras comunicativas, lo que me ha ayudado a entenderlas, aceptarlas y afrontarlas de una mejor manera, dándome herramientas no solo para hablar en público sino también para mejorar en mis relaciones sociales y personales.
Maria Alejandra - Diseñadora Industrial